TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

25 de diciembre de 2017

CRISPR: Modificar el destino sin usar magia.




Hace unos siglos atrás era impensable la idea de trascender las enfermedades producidas por alteraciones genéticas. Nadie en esos tiempos imaginaba que un día los científicos lograrían crear una herramienta molecular para editar el ADN, abriendo un mundo de posibilidades en un área que estaba marcada por sentencias lapidarias como si de un destino inexorable se tratase. Pues ese día impensado llegó con el nombre de CRISPR que es una técnica que se asemeja a la de unas tijeras moleculares que pueden alterar y modificar el código genético para por ejemplo prevenir determinada enfermedad en una persona.

La técnica tiene ya un par de años pero se ha ido refinando y poco a poco se empieza a probar en humanos pero lo cierto es que forma parte de una revolución científica que echa por tierra viejos mitos que durante siglos fueron dogmas como la idea de que el ADN era un misterio inaccesible ante el cual debíamos rendirnos y que los asuntos de la genética estaba circunscritos a lo inevitable, a un destino escrito antes de nacer que nada ni nadie podría cambiar. En este caso CRISPR deja de manifiesto que lo que hace un tiempo atrás era inalterable hoy se transforma en algo maleable surgiendo así la gran pregunta ¿cuántas cosas que hoy nos parecen producto del destino inexorable en un futuro se transformarán en algo modificable? ¿se esfuma la idea del fatum en el diccionario esotérico?

La mente humana con el tiempo se adapta y se acostumbra a la nueva información y comprende que imponer dogmas en tiempos de cambio no es una buena idea. De la misma forma quienes estamos metidos en el ambiente esotérico debemos comenzar a cambiar la perspectiva sobre aquello que llamamos destino y que muchas veces de manera burda intentamos explicar desde la superstición, el concepto de suerte o la más pura imaginación. Quizá el mismo concepto del Fatum como un sendero señalado por dioses o fuerzas sobrenaturales no sea más que la realidad que desconocemos y que con ayuda de los pioneros comenzamos a entender. Entonces podemos mirar el mecanismo de las cosas y observar que todo aquello que llamamos magia es en realidad un conjunto de leyes que se revelan al espectador en la medida que este abre su mente y se compromete con el conocimiento que no es pura creencia y religión sino una sucesión de hechos tangibles y prácticos que construyen nuestra portentosa realidad.

Para leer más sobre la tecnología CRISPR haz clic AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte


¿Qué es el destino y cómo funciona? ¿existe el Fatum? AQUÍ.
La cara auditiva: cuando la voz construye el rostro AQUÍ.
James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
¿Vuelven los espíritus? Houdini dice que no AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario