TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

22 de diciembre de 2017

Descifrando Películas: Suicidio || Docuficción.



Hace unos días me llegó un correo de la productora Palma de Mallorca Press en donde me pedían que escribiera sobre una docuficción llamada SUICIDIO. Para ello me enviaron los detalles técnicos y acceso exclusivo al material para verlo y escribir luego una reseña relacionada. Fue pura casualidad que unos días antes de recibir el correo yo estuviera hablando con una amiga que me contó detalles de una tentativa de suicidio que había tenido hace un tiempo atrás. Ambas cosas fueron suficiente para animarme a escribir sobre un tema que pienso debe ser tratado sin miedo ni medias tintas. 

LA DOCUFICCIÓN, EL EFECTO WERTHER Y EL EFECTO PAPAGENO

No hay que ser muy iluminado para darse cuenta que una docuficción es una mezcla de documental con ficción, por lo mismo SUICIDIO es una combinación de información, estadísticas y entrevistas con profesionales relacionados con este tema y una historia de ficción que cuenta la vida de Javier, un hombre acorralado por el dolor que le ha producido la muerte de su hijo y el fuerte estrés que le genera una profunda crisis económica. Lo interesante es que la conexión entre documental y ficción se produce en escenas en donde el protagonista está mirando la televisión y justamente están pasando el documental que nosotros también estamos mirando lo que le da ritmo al relato y nos sumerge con naturalidad en la opinión de teólogos, médicos forenses, psicólogos y personas que han tenido tentativas de suicidio que enfocan el tema desde distintas perspectivas entregando datos importantes que no están al alcance de los medios nacionales en donde el tema del suicidio parece estar silenciado por miedo al Efecto Werther que es la imitación de ciertas conductas que son tratadas de forma persistente en los medios de comunicación. En palabras simples: miedo a que hablar de suicidio produzca más suicidios.

Lo curioso es que paralelo al Efecto Werther existe el Efecto Papageno que precisamente es lo opuesto e indica que la divulgación de un problema puede concientizar y evitar su propagación, motivación que deduzco ha empujado a los creadores de esta docuficción.

CABO BLANCO, EL ACANTILADO DE LA MUERTE  Y UNA DICOTOMÍA

Cabo Blanco es un lugar hermoso ubicado en Llucmajor, el municipio más extenso de Mallorca pero a la vez es un lugar maldito porque es el sitio predilecto que eligen los suicidas para lanzarse con sus coches al mar. No por nada este lugar aparece retratado en el cartel promocional de esta docuficción y en algunas escenas que muestran los restos de coches en medio de las rocas más próximas al mar, como recordatorio siniestro de los eventos que un día allí sucedieron. Así se plantea de forma bastante inteligente aquella dicotomía que hay entre la vida y sus maravillas versus la visión nublada del suicida que olvida todo aquello por lo que vale la pena seguir existiendo, de la misma forma en que la belleza de Cap Blanc contrasta con la triste historia que cuenta su acantilado. Pese a esto en SUICIDIO el tema no es tratado como un reproche hacia quienes deciden su trágico final sino que intenta por sobre todo aclarar y exponer detalles técnicos y estadísticas que sorprenden en una España en donde esta es la primera causa de muerte no natural. Paralelamente la historia de Javier, nuestro apesadumbrado hombre de la ficción, entra en una espiral de soledad y crisis que complementa la información que se nos muestra a través de los profesionales entrevistados.

ACTORES, FACTURA TÉCNICA Y CONCLUSIÓN

La docuficción dura una hora y poco más, lo que la hace digerible por tener además un relato dinámico característico de los documentales en donde la información pura y dura resulta atractica principalmente porque son datos que no son tratados abiertamente en los medios de comunicación. Por otro lado la ficción y el desempeño de los actores respeta el ritmo de la historia y sin ser unos Marlon Brando se apañan bastante bien para construir una historia sencilla que por momentos creo que es solo el complemento secundario de un documental que resulta educativo de sobremanera. Saber que el suicidio es la primera causa de muerte no natural en España, que el único plan de contingencia que existe para este tema es el Teléfono de la Esperanza que pertenece a una ONG o que existe algo llamado Autopsia Psicológica destinada a indagar en la personalidad y motivos de alguien fallecido son suficiente para recomendar este material audiovisual que pretende romper el tabú que hay con este tema y que creo merece muchísima más atención de la que actualmente se le está dando. Hay muchos más detalles en esta docuficción pero no los cuento para no hacer spoiler y para que te animes a echar un vistazo a esta producción que vale la pena revisar.

Mención especial merecen las hermosas tomas hechas con un dron y la música que invita a profundizar y reflexionar mucho más en un tema tan sensible como este y en donde Meritxell Naranjo aporta al proyecto su canción Te pido perdón.

Para ver la docuficción completa puedes hacerlo directamente en Filmin AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte

13 Razones para entender a un suicida AQUÍ.
Breaking Bad: corrompiendose AQUÍ.
Black Mirror, una serie para ver lo peor de nosotros AQUÍ.
Requiem por un sueño AQUÍ.






No hay comentarios:

Publicar un comentario