TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

31 de diciembre de 2018

As de Copas - La razón de tu amor



La vieja escuela del amor no enseñó que el líquido que emana de la copa de nuestro corazón debe derramarse siempre sobre alguien. Eso trajo consigo una búsqueda frenética para encontrar una pareja a quién darle nuestro amor. 

Sin embargo, la vieja escuela del amor es una que está enmarcada dentro de una serie de normas no actualizadas. No considera el amor que algunos profesan hacia otras personas y seres que no son su pareja sentimental. Excluye por completo el amor por los animales, por las plantas o hasta por un cuadro de Picasso

Muchas personas viven constantemente enamoradas de objetos o de cosas inmateriales. Incluso de un sueño o recuerdo. No tienen pareja ni hijos y no por eso están más vacíos ni son menos dignos. Al contrario, tienen el amor y lo sienten hacia aquello que eligen.

Desde esa perspectiva, podríamos decir que el amor de pareja está sobrevalorado y ha sido puesto en una posición condicionante para el ser humano, como si esa fuera la única forma de acceder al amor. Pero ¿a cuántas mujeres les aburre la constante pregunta de cuando se van a casar y tener hijos? ¿Cuantos hombres son vistos como unos vividores por tener más de 40 años y no estar casados? 

El amor no sigue normas ni se ajusta a ideales añejos. El amor simplemente te sorprende en cualquier sitio y de formas mucho más diversas. Sin nadie a tu lado, mirando un atardecer u observando a un animal alimentando a sus crías. En situaciones comunes y absurdas. Incluso en lo imposible.

El amor se manifiesta y puede durar milésimas de segundos así como décadas. Y no por eso deja de ser amor. El amor por alguien vale tanto como el amor por el dinero. Lo que verdaderamente importa es que lo has sentido. En cualquier sitio, hacia cualquier persona, cosa o idea. Y eso que te produce éxtasis no se acaba ni se acabará después de tu muerte. Porque algún día tus huesos y tu recuerdo serán algo que podrá ser amado.

Eso es lo que hay en la copa. Amor libre, sin etiquetas ni límites ni palabras. Sin ensayos ni palabras bien ordenadas una detrás de la otra. El amor como aquello que nadie podrá describir jamás y que sin embargo siempre intentamos explicar. 

Así que derrama lo que tienes. Fluye libremente. Sé el líquido y también la copa que lo contiene. Ama sin vergüenza ni límites. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario