TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

19 de diciembre de 2018

Los Enamorados - Elección o Automatismo


Me ha soprendido leer en un blog de tarot como el autor afirmaba fervorosamente que la carta de tarot Los Enamorados no refiere al concepto de elección, como la mayoría de tarotistas suele interpretarlo, sino a un mero indicador de sentimientos y unión.

Lo más impactante del argumento es que el autor quita el concepto de elección a Los Enamorados, afirmando que cuando uno se enamora recibe las flechas de cupido y por ende no interviene la voluntad ni elección de las personas involucradas. Es decir, primero se saca de la manga el concepto de cupido, que supongo lo usará como un referente metafórico, y luego arrasa con años de estudios en los procesos cognitivos, que indican que incluso en la situaciones menos esperadas la mente humana hace elecciones en niveles muy sutiles.

Es decir, literalmente, el creador del artículo intenta decirnos que cuando nos enamoramos somos completamente autómatas y actuamos fuera de nuestro proceso consciente. Lo que evidentemente es un error.

ENAMORADOS PERO NO AUTÓMATAS


Lo que sí puede pasar durante el proceso de enamoramiento es que el nivel de elecciones no sea tan intenso y no existan tantas barreras de análisis para determinar lo que se hará, lo que no implica que el nivel de elección desaparezca. Simplemente trabaja a una velocidad más lenta y sin tantas exigencias. De hecho, es sabido que durante la etapa de enamoramiento somos más condescendientes con el otro y no solemos prestar mucha atención a sus defectos o taras. Sin embargo, seguimos tomando decisiones en otros niveles. Como la de seguir viendo a la persona, tomarnos un café con ella o involucrarnos más en el proceso. Todo eso son elecciones.

Por otro lado, entiendo que alguien quiera plantear la visión del amor y de la carta de Los Enamorados como algo irrefrenable y no controlable por la conciencia y procesos cognitivos. Eso deja entrever una visión bastante cliché y romántica del amor. Pero lamentablemente, las cosas no son así, aunque esa versión quede bien para una película de Disney o el guión edulcorado de una historia de Hollywood.

El amor, nos guste o no, es una de tantas sensaciones producidas por los procesos cognitivos que en todo momento seleccionan, eligen y ordenar las experiencias vividas para luego guardarlas en la memoria y reforzar o debilitar sus imágenes. Pero claro, esta no es una visión muy entretenida y cálida del amor, por lo que no me extraña que algunos prefieran la versión de cupido.

En consecuencia y apelando al sentido común, sigo pensando que Los Enamorados habla de elección pero también del sentimiento. Es decir, puede abarcar ambos conceptos y de esa forma se parece mucho más a la realidad. Es una carta que nos habla de lo que  decidimos a nivel emocional y también revela esa fuerza instintiva que nos remueve cuando alguien nos gusta. 

Desde esa perspectiva, la carta de Los Enamorados o Los Amantes puede entenderse como una danza en donde lo instintivo y lo cognitivo actúan de la mano y nunca separados. En consecuencia, no existe amor sin elección. No somos autómatas porque la conciencia siempre está presente.

NOTA

Independiente de que existan diferencias gráficas entre unas barajas y otras, como por ejemplo entre Marsella y Rider Waite, el hecho de que exista un proceso de elección inherente al proceso del enamoramiento no se descarta. Esto, independiente de que en la carta y según la baraja que usemos, aparezcan dos, tres o más personajes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario