TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

21 de diciembre de 2018

Siete de Espadas - Ladrón pero no vago



En una de las clases particulares de tarot que estoy dando, una persona indicó que el personaje de la carta Siete de Espadas en la baraja de Rider Waite era, en otras cosas un vago. Me di cuenta entonces que la persona estaba utilizando conceptos que había aprendido de memoria, excluyendo el necesario análisis visual de la carta.

LADRÓN PERO NO VAGO


Un tipo que va andando y lleva entre sus manos un montón de espadas no puede ser un vago. Entendiendo la definición de vago más clásica, como alguien holgazán, perezoso o poco trabajador. 

Si observamos la carta en cuestión, nos damos cuenta que ir como va el personaje de la carta implica una cantidad de trabajo considerable. Hay que tener astucia y destreza para hacer tales malabares sin que se te caiga ninguna espada.

Otra cosa es que el personaje de la carta sea un ladrón, un pillastre o alguien que ha estafado a otros y que de forma sigilosa les ha arrebatado esas espadas. La persona puede ser todo eso, pero no un perezoso. Si fuera así ni siquiera cogería una espada. Se quedaría en el sofá o en su lugar de descanso, chupando recursos de otros pero sin mover un dedo.

SIETE DE ESPADAS REINTERPRETADO


Durante el ejercicio que llevé a cabo en las clases particulares, la persona que mencionó lo de vago, al parecer, se dio cuenta que ese concepto no le iba bien, porque no lo volvió a mencionar. Repitió el proceso de interpretación echando mano de los detalles visuales y la información que extrajo fue bastante valiosa. 


Por ejemplo, se dio cuenta de que la forma en que el personaje tenía los pies, delatando un andar algo errático y contradictorio. Algo que efectivamente suele ser una característica de ladrones. Su mirada va por un lado y sus pies por otro. Se percató de esas tiendas que aparecen al fondo de la carta (a la derecha) y observó como un poco más lejos (a la izquierda) se aprecian una figuras humanas, seguramente los habitantes de esas tiendas. Por tanto, la deducción de que el personaje de la carta ha robado a esas personas no parece tan alejada de la realidad. Tiene sentido. 

NOTA



Hago aquí la misma aclaración que hice en la clase de tarot. Siete de Espadas suele ser una carta compleja de interpretar, porque existen muchas variables gráficas según la baraja que usemos. Y no en todas, se aprecian esos detalles que la baraja de Rider Waite aporta.

Por ejemplo, en la baraja Aquarian Tarot de David Palladini, el personaje de Siete de Espadas no parece claramente un ladrón. Parece más bien alguien sobrecargado, fatigado. Alguien que ha debido apartar dos espadas porque solo puede llevar cinco. De todas formas, tampoco parece un vago. Al contrario, parece tener bastante trabajo.

Por eso y especialmente en este tipo de casos, es importante echar mano de la interpretación conceptual sin perder de vista los detalles visuales que la propia baraja nos entrega. Así mantendremos cierta coherencia entre lo que la carta muestra y lo que nosotros comunicamos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario