TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

1 de julio de 2019

¿Usted es bueno leyendo las cartas?




La pregunta que da título a este artículo es tan absurda como preguntarle  un panadero si el pan que hace es bueno. Y aunque la pregunta no parece ser la más inteligente, suele ser muy común en el ámbito de un tarotista.

Supongo que la insistencia de algunos consultantes por preguntar esto se debe a algún tipo de sesgo cognitivo que anida en sus cabezas y que busca confirmar que la elección que tomarán será buena, aunque por dentro sepan que este tipo de confirmación es poco esclarecedora como preguntarle al tarotista si sabe freír huevos.

SI PREGUNTAS A UN TAROTISTA SI ES BUENO HACIENDO LO QUE HACE ES PORQUE NO ERES MUY INTELIGENTE


No hay que tener una inteligencia asombrosa para deducir que nadie tirará piedras en su propio tejado. Si le preguntas a un cirujano si es bueno operando, es poco probable que te diga que no. Ningún profesional o persona que trabaje en una tarea especializada está programado para menospreciar su trabajo delante de otros.

Eventualmente podría haber cierto nivel de autocrítica normal, pero esos análisis se hacen en privado y no con el cliente o consultante en cuestión. De la misma forma un cirujano no habla con el paciente al que está a punto de operar sobre los pacientes a los que no ha podido salvar. Es una cuestión de sentido común.

Tampoco se trata de mentir. Se trata de tener el tacto suficiente para saber en qué momento hacer la crítica o hablar de los propios fallos. Eso, si pensamos en profesionales serios que tratan de mejorar de manera constante y que aceptan que no son perfectos, lo que no implica que sean mediocres.

Ahora bien, todo esto lo podemos aplicar con un tarotista serio o cualquier otro profesional que se dedique a una tarea constante. Más allá están los estafadores y vendemotos que ante la pregunta ¿Usted es bueno leyendo las cartas? ven el momento preciso para sacar a relucir toda su labia y decir orgullosamente que son lo mejor que tendrás en toda tu vida.

Entonces tu sesgo cognitivo, inseguro y tonto, que busca confirmar de manera ciega la calidad del tarotista, caerá redondo frente a las argucias del tramposo y charlatán, que hará justo lo que pide tu sesgo. Endulzarte el oído y caramelizar tu angustia.

UNA FORMA RAZONABLE DE VERIFICAR LA EFICACIA DE UN TAROTISTA


Siempre cuando me preguntan si soy bueno haciendo lo que hago le recomiendo al consultante no guiarse por lo que yo pueda decir de mí mismo, sino más bien por lo que él perciba a través de su propia intuición o razonamiento.

Si las vueltas de la vida le han traído a mi presencia de seguro ha sido porque alguien le habló de mi, porque leyó un artículo escrito por mi o porque me vio en algún foro, página web o anda saber tú en qué plataforma. Hay tantas posibilidades.

Si eres consultante echa mano a tu sentido común. Analiza la forma en que me expreso o respondo a tus dudas. Pero por favor, no me preguntes si soy bueno en lo que hago. Ponme a prueba si quieres. Y te aseguro que eso será más productivo e inteligente que repetir la pregunta que da sentido a este artículo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario