TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

10 de febrero de 2020

Cómo calcular el tiempo en el Tarot

Cómo Calcular Tiempo Tarot
  

CARCULAR EL TIEMPO EN EL TAROT, UN DILEMA


Calcular el tiempo en el Tarot, he ahí el gran dilema. Hace muchos años atrás me di cuenta de que la mayoría de cartomantes y tarotistas utilizaban distintos métodos para calcular el tiempo en una lectura de tarot.

Para algunos, la clave era seguir de forma religiosa la plantilla que ellos mismos habían construido. Un sistema que a veces funcionaba y a veces no. 

Luego, si la plantilla la usaba otro tarotista, las cosas no cuadraban. Y al final, todo se transformaba en un mercadillo en donde cada uno decía haber encontrado la clave para acertar el tiempo en el tarot. Sin embargo, ninguno de estos sistemas se podia aplicar de forma universal.

Por supuesto, a mi eso no me parecía lógico. Supuse que esto era como las religiones. Cada uno decía tener la verdadera y todo se transformaba en un caos. Con tarotistas y aprendices de tarot debatiendo larga e inútilmente sobre qué método era mejor.

CALCULAR EL TIEMPO EN EL TAROT MIRANDO LOS NÚMEROS QUE HAY EN LAS CARTAS


Este método es más viejo que el mismísimo Matusalem. E indica que puedes seguir la correlación entre los números en las cartas y el mes en el que sucederán los hechos descritos por las cartas. 

O sea, que si te sale La Rueda de la Fortuna, se supone que lo que esperas sucederá en el mes diez, o sea octubre. Si en una pregunta para saber cuando tendrás un trabajo decente te aparece el Tres de Copas, es porque en marzo te llamarán para una entrevista. Y así, sucesivamente.

Lo cierto es que este sistema falla más que escopeta de feria. Y lo hace porque no tiene ningún sostén racional. Es lo mismo que jugar al azar. Tienes las mismas posibilidades de acertar que de equivocarte y patinar con tu predicción.

Y si por esas cosas de la vida, aciertas, no celebres mucho. Porque que de seguro lo has hecho después de haber fallado un montón de veces. 

Entonces, si tienes un sistema que de cada diez predicciones en tiempo preciso, solo aciertas una, ya te digo yo que es por pura estadística o porque te ha tocado la probabilidad única dentro de un mar de desaciertos. O sea, de chiripa.

En este caso, es indispensable llevar un control de las predicciones que uno hace. Para confirmar si solo está actuando el azar en los aciertos o en realidad lo estás clavando. 

CALCULAR EL TIEMPO MARCANDO LAS ESTACIONES DEL AÑO CON ALGUNAS CARTAS PREDEFINIDAS


Hay quien tiene la costumbre de decir que la primavera está representada por La Emperatriz, porque es una carta que muchas veces se interpreta como tiempo fertíl. Además, en la mayoría de barajas esta imagen suele aparecer con todo siempre verdito y lleno de flores. Entonces se deduce que lo que sea que suceda, ocurrirá en los meses de primavera.

Y así, se van creando relaciones para definir, por ejemplo, que El Ermitaño es el otoño o el invierno, por esa sensación de desgaste. Haciendo un paralelismo entre la vejez y la forma en que las hojas de los árboles y la naturaleza se apagan a la espera de la primavera. Entonces, si te sale el Ermitaño, las cosas sucederán en los meses de más frío.

Pero, este sistema que en un principio parece tener más sentido en realidad es tan impreciso como el de los números. Porque tampoco tiene sostén racional/lógico.

Es cierto que las analogías resultán más interesantes y hasta poéticas. Pero no funcionan para obtener predicciones precisas. Además, si te pones a adjudicar cartas para definir estaciones al final te harás un lío porque ¿qué pasa si te preguntan por tiempo y no te aparece ninguna de las cartas que tenías como predefinida para decir si algo sucederá en primavera, otoño, invierno o verano?

Eso, sin mencionar que todo depende del hermisferio de la tierra en el que vivas. 


Si un colega tarotista de España (hemisferio norte)te ofrece este sistema y te dice que La Emperatriz representa la primavera y los meses de abril, mayo y junio, pues ya te puedes ir a la mierda si eres chileno o argentino (hemisferio sur). Porque en esos meses lo que hay en esos sitios es otoño. Por tanto, ese concepto de fértil y florido no cuadra ni a palos. Tampoco cuadran las estaciones.

Y si cambias los meses y los ajustas a las estaciones correspondientes del hemisferio de la tierra en el que vives, tampoco tendrás más precisión. Porque finalmente, el sistema sigue siendo azaroso y no está sostenido por la lógica.

CALCULAR EL TIEMPO EN EL TAROT CON LA DEFINICION DE CARTAS RÁPIDAS O LENTAS


Hace tropecientos años atrás que utilizo un sistema para definir si algo se ve lento o rápido. Para ello, solo me fijo en si los personajes de las cartas parecen estar en movimiento o si está quietos. 

Así por ejemplo, si alguien me pregunta si la resolución de un problema se dará rápido y a continuación me sale el Cuatro de Espadas (en donde aparece una persona quieta/estática), tengo tendencia a decir que eso irá muy lento y habrá que tener mucha paciencia.

Al contrario, si para la misma pregunta me aparece Caballero de Bastos o Caballero de Espadas (dos personajes que parecen muy activos), tiendo a decir que la cosa irá rápida.

Sin embargo, utilizar el método de cartas rápidas y lentas en el tarot no tiene nada que ver con acertar tiempo exactos. Lo único que te permite es anticipar si algo irá lento o no. Nada más ni nada menos.

Por tanto, no puedes utilizar este método para calcular el tiempo en el tarot porque, a final de cuentas, te sucederá lo mismo que con los otros sistemas. No tienes un soporte racional ni lógico que te garantice un nivel de aciertos aceptable.

CALCULAR EL TIEMPO EN EL TAROT,  INCLUYENDO EL LÍMITE DE TIEMPO EN LA PROPIA PREGUNTA


Por fin llegamos al método que, hasta el momento, parece tener mucha más lógica que los otros que ya hemos revisado. Además, es fácil, bonito y preciso.

Lo único que tienes que hacer para aplicarlo es dejar que sea el propio consultante quién ponga un límite de tiempo a su duda. Por ejemplo, si ha discutido con su pareja y quiere saber cuando volverá, puede preguntar ¿De aquí a 6 meses se ve posible que ella vuelva a aparecer en mi vida?

Si las cartas que apararecen tienen mala pinta y, además son lentas, podemos deducir que eso que se espera no tiene mucha posibilidad de ocurrir en el tiempo indicado. Al contrario, si aparecen cartas con personajes abrazados, de la mano o celebrando, además de cartas rápidas, podemos ser más optimistas al respecto.

En caso de que la respuesta sea negativa para el consultante, él mismo puede extender el límite de tiempo. Por ejemplo, puede repetir la misma pregunta pero con un límite de 12 meses o un tiempo que bajo su criterio sea el adecuado para abandonar o continuar esperando.

En este último caso, sugiero no abusar de este sistema, ya que puede suceder que el consultante desesperado comience a preguntar varias veces lo mismo, pero con distinto límite de tiempo. Solo para confirmar si aquello que él quiere sucederá algún día. 

En esa situación no es bueno marear mucho la perdiz. Y recomiendo máximo tres intentos. Puede ser uno a un par de meses, otro a un año y el otro quizá a dos o tres años. Y se acabó. 

Aquí se puede cerrar con una lectura general sin tiempo, para ver si realmente se ve futuro con esa persona escurridiza. Así, si la cosa tiene mala pinta, el consultante tendrá la oportunidad de dar por cerrado su ciclo y seguir con otra cosa. 

Este método lo uso hace muchos años y lo he descrito también en otros articulos. Por lo tanto, si quieres complementar la información de esta guía para calcular el tiempo en el tarot, puedes revisar los siguientes artículos de mi blog: 

👉¿Qué es el destino y cómo funciona? ¿Qué es el Fatum?



https://www.aquariantarot.es/p/tienda.html



1 comentario:

  1. Gran aporte, muy interesante los diferentes métodos que das a conocer. Gracias por la información.

    ResponderEliminar