TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

25 de abril de 2020

¿El tarot es una cuestión de azar?

Dados suerte tarot

 No es raro que tarot y el concepto de azar estén emparentados. Cabe recordar que el uso de las cartas de tarot como juego de azar se remonta a épocas anteriores a su uso como sistemas adivinatorios o terapéuticos. El uso, por decirlo así, más esotérico, es relativamente nuevo y tiene que ver con vertientes ocultistas que vinieron mucho después.


Por lo tanto, no debe sorprender que el tarot siga manteniendo un concepto azaroso parecido a tirar los dados y que forma parte del proceso de interpretación que algunos pretenden relacionar con fuerzas misteriosas y conceptos que no existían antes de la influencia del ocultismo.


AJEDREZ, TAROT Y AZAR



Hace poco, ví a alguien hacer un paralelismo entre una partida de ajedrez y el tarot. En el ajedrez se habla de posibilidades de jugadas que darán como resultado otras muchas posibilidades de resultado. Algo que se parece a lo que sucede con las cartas de tarot, que aparecen y que según la combinación que formen, pueden dar resultados increíblemente variados.


Sin embargo, equiparar el juego del ajedrez con el juego del tarot no es del todo acertado. Fundamentalmente, porque el ajedrez no es un juego en donde funcione mayoritariamente el azar. Al contrario, es un ejercicio completamente racional y basado en la estrategia. Prueba de ello es la famosa Deep Blue, una supercomputadora programada para jugar ajedrez y que en una ocasión derrotó al hasta ese entonces, campeón del mundo, Garri Kaspárov.

Y a pesar de que la derrota de Kaspárov produjo polémica, la existencia de Deep Blue dejó en evidencia que las jugadas en ajedrez se podían estudiar y programar, diferenciándose y por mucho de los procesos azarosos.


En el tarot, la cosa es completamente distinta. Primero, porque no es una competencia y la meta final no es derrotar a un oponente. Es cierto que las cartas podría compararse con las figuras del ajedrez. Uno las toca y las mueve o elige, pero esto no tiene nada que ver con la función de una figura de ajedrez que se mueve con una estrategia destinada a lograr un resultado victorioso. Visto así, la elección de las cartas parece estar más relacionada  con el proceso azaroso de tirar los dados que con la estrategia competitiva del ajedrez.


Por lo demás, en el tarot no hay un resultado esperable o buscado. En el tarot, el resultado aparece mucho después, cuando ha aparecido un consultante con una petición o pregunta. Entonces, cuando tenemos una pregunta, elegimos cartas al azar para proceder al proceso de la interpretación y respuesta.


AZAR Y DESARROLLO PREDICTIVO EN EL TAROT



Habitualmente, especialmente en el ámbito esotérico, se tiene la creencia de que las cartas aparecen sobre la mesa por motivos místicos o a causa de la sincronicidad. Esto produce que las cartas, por una especie de orden invisible, se organicen de tal forma que respondan a la perfección las dudas del consultante. Esto, por cierto, no tiene ninguna base racional demostrada. Y aunque nos duela a todos, hay que admitir que no es más que una creencia, generalmente envuelta en el pack esotérico de muchas personas.


Entonces, para los que buscamos aspectos racionales y lógicos en el tarot, la teoría de la sincronicidad o cualquiera otra incubada en una visión cuasi religiosa del tarot, no es suficiente para explicar el proceso de interpretación predictiva o terapéutica. Es por eso que tendemos de forma natural al concepto de azar, que explica sin muchos rodeos el porqué aparecen determinadas cartas sobre el tapete de un tarotista.


En este punto, más de alguien se preguntará cómo es posible que un tarotista pueda prever o saber cosas de un consultante si las cartas aparecen por azar sobre el tapete. Para responder a esa pregunta puedes leer el artículo Por qué aparece una carta de tarot específica.






No hay comentarios:

Publicar un comentario