TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

25 de julio de 2020

El documental de Netflix sobre Walter Mercado




Walter Mercado es un tipo de persona que aunque lo veas disfrazado de timador profesional y prestidigitador, transmite buen rollo. Para una generación ha sido el símbolo de un tipo de conocimiento esotérico y astrológico lleno de parafernalia y show. Algunos astrólogos profesionales lo admiran y aunque no compartan su llamativa puesta en escena no pueden negar que puso a la astrología más cerca de las masas.


Lamentablemente, falleció en noviembre del 2019 y a modo de homenaje la plataforma de streaming Netflix ha lanzado un documental dedicado a él llamado Mucho, mucho amor: la leyenda de Walter Mercado.


DE ASTROLOGÍA POCO PERO DE AMOR MUCHO



Es importante señalar que el documental enfoca por sobre todo en la persona detrás del personaje de Walter Mercado. Alguien que a pesar de haber ganado mucho dinero, de llevar anillos increíblemente grandes y vestir con capas que podían llegar a pesar varios kilos, transmite una sensación de naturalidad e ingenuo optimismo.


Por momentos, viendo el documental, he pensado si ese positivismo era una postura forzada o artificial. Algo que no sería extraño considerando que Walter Mercado fue actor y tenía conocimiento para interpretar papeles a la perfección.


Pero incluso así, si Walter Mercado eligió ese personaje positivo y lleno de amor, eso deja entrever su interés por transmitir un mensaje positivo a los televidentes y, en general, a las personas que le conocían.


No es extraño, entonces, que estuviese rodeado de un reducido séquito de personas fieles que más que ser sus empleados eran también sus amigos. Él mismo y ese personaje positivo que le acompaña parecen fundirse en uno solo y ganarse la simpatía de los demás.


De astrología se habla poco en el documental, salvo momentos en donde se mencionan algunos signos astrológicos de personas específicas o cuando el propio Walter Mercado describe a un nativo específico. Siempre con ese histrionismo que le caracterizaba y moviendo sus manos de una manera atractiva y magnética.


LA SENSIBILIDAD Y FRAGILIDAD DE WALTER MERCADO



En la segunda parte del documental sorprende la historia de como uno de sus mejores amigos y colaboradores le hizo firmar un contrato en donde cedía por completo su nombre y todo lo relacionado con su marca personal.

Entonces aparece un Walter Mercado increíblemente ingenuo que ni siquiera lee los contratos y que confía ciegamente en quienes le rodean. Error grave que le llevó a no poder utilizar su nombre durante años y que le obligó a plantar cara de forma judicial a la persona que se había aprovechado de él.



Aquí es donde mejor se plasma la personalidad sensible de un Walter Mercado que ha sufrido un gran desgaste no solo por la traición de sus cercanos, sino también por el largo vía crucis que significa embarcarse en un juicio largo y doloroso que afortunadamente le lleva a recuperar, años después, su marca personal. Demasiado tarde quizá. Cuando los años y la vejez han hecho mella en su cuerpo y no le permiten grabar todo lo que quisiera ni ponerse todas las capas que tiene.


En este punto, el documental adopta una postura muy íntima y se introduce en la fragilidad de un hombre que conmueve siempre con su lucha entre el dolor y ese optimismo inextinguible que parece vivir en él. Como un personaje que nunca le abandona y que funciona muy bien como el bastón que le permite seguir en pie.


Tiernamente vanidoso, siempre preocupado de verse bien ante su público al que ama. Siempre dispuesto a hacerse fotos y hablar de amor y bendición. Con su capa, sus ropas extravagantes y sus anillos llamativos. Con toda esa rareza digna de la era de acuario, pero a la vez muy humano. Profundamente humano.


LA BELLEZA DETRÁS DEL TELÓN



Una reflexión personal que vino a mi mente después de ver el documental, es la de cómo Walter Mercado se ha transformado en un ejemplo a seguir, fundamentalmente por su conducta y actitud hacia los demás. Siempre con talante positivo y una sonrisa, tratando de transmitir un mensaje constructivo.


Independiente de que sepa más o menos de astrología lo importante en este caso es ver cómo se ganó el cariño de muchísimas personas en el mundo. Un amor que obtuvo no solo por describir las predicciones de Aries, Tauro o Acuario y el resto de signos astrológicos, sino también por su forma de expresarse y elegir estar siempre en el lado positivo de la balanza.


Walter Mercado no eligió ser el mago hermético y rancio, oculto entre grimorios, velas y enigmáticos hechizos. Eligió un tipo de vida en donde su magia se expresaba desde el amor y desde la sensibilidad. Un camino que me parece mucho más constructivo que el de aquellos eruditos del esoterismo que vestidos de manera más sobria y elegante, no tienen idea de lo que es conectar emocionalmente con los demás.


Walter Mercado nos ha enseñado que lo más simple es lo más fácil para conectar con los demás. Amor y positivismo, como receta mágica para todos aquellos que trabajamos en el mundo esotérico y que podemos aprender un poquito más de él, para tratar con todos aquellos que tarde o temprano necesitarán nuestra ayuda.


Una ayuda que siempre debe ir de la mano del cariño y el interés sincero por llenar de luz este mundo a veces tan oscuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario