¿Conoces A Joe Black? Una bella conversación con la muerte

 

¿Conoces a Joe Black?, también conocida como Meet Joe Black, es una película estrenada en el año 1998. Con un reparto coral en donde aparecen personajes de la talla de Anthony Hopkins, un joven Brad Pitt y una encantadora Claire Forlani.

Una película con una trama muy extraña, en donde el director ha intentado meter un montón de metáforas sobre la muerte, la dignidad y la forma en que afrontamos el inexorable final. Algo que, increíblemente, resulta y transforma el guion en algo redondo y que al final produce mucha calma y sosiego.


La historia



La trama de ¿Conoces a Joe Black? se centra en la vida de Williams Parrish, un millonario que es dueño de una cadena de televisión encargada de comunicar las noticias. Cuando se acerca su cumpleaños número 65 recibe la visita de un extraño y enigmático personaje que es no nada más ni nada menos que la mismísima muerte. Parrish, completamente impactado, no entiende nada y aquí es cuando la muerte le explica que se lo viene a llevar, pero, antes, quiere hacer un tour por la vida y quiere que él sea su guía.


El plan de la muerte es estar todo el tiempo que pueda en la tierra, experimentando la vida, hasta que se aburra y luego de eso volver a su oscuridad y llevarse de paso al multimillonario al más allá. Parrish que no ve con muy buenos ojos el trato y que, por supuesto, no le sienta nada bien que le digan que se va a morir, se resiste al trato. Pero luego, con el tiempo, se resigna y decide guiar a la muerte por la vida.


Aquí es en donde empiezan a suceder cosas interesantes. Como que la muerte se nos enamora y no se quiere ir a su casa (algo positivo para Parrish). Sin embargo, también hay vueltas de tuerca que hacen comprender a la muerte que su naturaleza le impide permanecer por mucho tiempo más en la vida. De hecho, suceden muchas cosas, pero no las contaré para evitar tanto spoiler.


Sea como sea, una cosa es clara. La relación entre Williams Parrish y la muerte es tan bella que incluso el propio espectador puede sentir ese proceso de forma amigable. Permitiéndonos hacer las paces con esa imagen tenebrosa y malísima que tenemos de este personaje, entidad o situación que, por momentos, parece lo más cruel del mundo.


La simbología



La metáfora que oculta ¿Conoces a Joe Black? me recuerda mucho la visión budista de la muerte. Hay algo de zen en un planteamiento en donde la preparación hacia la muerte no implica dolor y una camino cuesta abajo. Si no, una profunda introspección sobre las cosas que hemos hecho y la forma con la que enfrentaremos el inexorable final. Una especie de iluminación final para luego disolvernos en el todo.


En la película, Anthony Hopkins interpreta muy bien a un William Parrish de carácter fuerte y temperamental, como el emperador del tarot. Pero, al mismo tiempo, se enfrenta al ermitaño que todos llevamos dentro y que le hace reflexionar sobre la hora final, haciendo un balance sobre lo que es y lo que ha sido en esta vida.


Destaca, por sobre todo, su sensibilidad y el deseo noble de dejar un buen legado. Una huella positiva. Algo que se ve claramente cuando a punto de regalar su compañía a mercenarios de la competencia, decide cambiar de parecer y bloquear esta posibilidad para así defender aquello a lo que dedicó prácticamente toda su vida.


Por otro lado, la muerte aparece perfectamente representada por un Brad Pitt que mezcla muy bien el aspecto implacable y la ingenuidad de una entidad que es virgen y que a las pocas horas de vivir en la tierra se hace adicta a la crema de cacahuete. Además, este tipo de recursos que parecen tan infantiles son super osados, porque si los planteas mal pueden hacer parecer al personaje un poco absurdo.


Pero Pitt lo borda y gestiona todo desde un aspecto infantil e ingenuo muy natural, que es bastante coherente con la llegada de una entidad como la muerte, que jamás ha estado en la tierra viviendo una vía cotidiana. Un recién nacido que se aferra a lo primero que ve y que, a veces, no entiende el porqué de algunas cosas.


Sin embargo, no hay que engañarse. Que la muerte representada por Brad Pitt parezca por momentos un niño de 5 años no quiere decir que sea super maja. Hay escenas en donde su mirada resulta amenazante, especialmente cuando Parrish intenta darle órdenes.

Da miedo observar sus otros matices en donde queda claro que es mejor no llevarle la contraria. Una actitud serena, pero peligrosa que recuerda mucho la típica frase de los mafiosos “Haz que parezca un accidente”. Elegante, bien construida, pero que oculta un final horroroso. Todo eso es lo que representa la muerte de Brad Pitt.


Por supuesto, la simbología en las conversaciones que hay entre Parrish y la muerte es evidente. Esto, porque estamos presenciando el diálogo interno entre una persona y ese miedo arquetípico que todos conocemos muy bien. El miedo al final definitivo y al vacío. 


Parrish al igual que todos nosotros, intenta negociar. Quiere extender su vida. Buscar una vía alternativa. Pero, con el tiempo, se tranquiliza y asume el proceso con una dignidad que para mí es la más hermosa que he podido ver en una película. Aquí Hopkins ofrece un papel extremadamente noble, hacia su familia, sus hijas y su negocio. Nos da una lección de cómo deberíamos enfrentar todos la muerte. Esa amiga y enemiga, que nos persigue y busca cada día, detrás de los imprevistos y las conversaciones vacías.


Escenas notables



La película tiene escenas notables por montón, pero para mí las más destacadas son cuando la muerte descubre la crema de cacahuete o cuando agradece a William Parrish todo lo que ha hecho por ella. También cuando La Muerte se enamora y deja de ser virgen y cuando tiene las últimas conversaciones con su enamorada. Momentos que, con la buena mano del director, evitan caer en el cliché o en la exageración para ofrecer escenas bellas y que van acompañas de una música preciosa.


La banda sonora está compuesta por Thomas Newman, que también ha aportado canciones en películas destacadas como 1917, Wall-e, Erin Brockovich, The Green Mile y American Beauty, entre muchísimas otras.


¿En qué estado tienes que ver Conoces a Joe Black?



En un estado relajado y concentrado. Porque tienes que prestar atención a los diálogos y toda la metáfora que hay en ellos, cuando ves a la muerte personificada hablando con otros seres humanos.

Si prestas atención a todos los detalles verás que hay muchos guiños a cosas del mundo cotidiano. Chistes internos, incluso. Cosas que se disfrutan segundo a segundo y minuto tras minuto. Tanto como hacerte sentir que las 3 horas que dura esta experiencia son el tiempo mejor invertido de tu vida. Porque, inevitablemente, sales con una lección aprendida sobre tu propia vida y la forma en que afrontarás la muerte cuando te llegue la hora.


Porque quieras o no, tarde o temprano, todos conoceremos a Joe Black. 💀🙊


Para leer más reseñas y análisis de películas chupiguay haz click AQUÍ.


Si tienes dudas sobre alguna situación y piensas que el Tarot podría ayudarte, contacta conmigo Aquarian Tarot Vidente para una lectura de cartas. Para elegir el sistema de consulta que mejor se adapte a ti haz clic aquí.


Si quieres seguir mis peripecias en Instagram, sigue la cuenta @aquariantarot_
También puedes seguir mi Página de Facebook.

 

 

0 Comentarios