Amarres de amor y el trasfondo psicológico de los hechizos para atraer al ser amado

Pareja amor
 

 
Los amarres de amor son hechizos que prometen atraer a la persona amada que, por diversos motivos, se puede mostrar esquiva o reticente a los encantos de otra persona. Las causas por las que esto puede suceder son muchas. Discusiones, problemas sexuales, infidelidad o complejos líos familiares.

Todo esto puede producir el enfriamiento de la relación y acarrear tristeza a las partes involucradas. Por lo mismo, es normal observar como muchas personas buscan este tipo de servicios en internet y foros del mundo esotérico.

Sin embargo, y aunque las causas que podrían empujar a alguien a solicitar un amarre de amor parecen justificables, no hay que olvidar que detrás de esta petición hay un trasfondo psicológico profundo. Algo que toca valores fundamentales como la ética, la salud mental y la propia lógica de las personas.


¿Amarres de amor o locura de amor?



Si escribes en Google Amarres de amor, la cantidad de artículos que aparecen es increíble. Eso, sin contar los anuncios de pago que los ofrecen y los artículos patrocinados que promueven los servicios de distintos brujos y hechiceros que prometen el retorno del ser amado a la brevedad. Por lo mismo, no es extraño que las personas sigan contratando este servicio mágico.

Sin embargo, pocos resultados hacen alusión al trasfondo psicológico que oculta este tipo de petición.

Porque pedir un hechizo de amor no es como pedir una hamburguesa. Es algo mucho más potente. Tanto como para modificar la vida de una persona por completo. Incluso, su psicología.


Motivación psicológica de los amarres de amor

 

 
Para entender qué mueve a alguien a pedir hechizos de amor o amarres efectivos hay que analizar las principales sensaciones y motivaciones psicológicas que hay en esta petición. Las principales son:


Impotencia



Pedir un amarre de amor por impotencia es algo que sucede a la mayoría de personas que buscan estos hechizos.

Si has amado a una persona durante mucho tiempo es normal que te sientas impotente al ver que, por diversos y variados motivos, tu relación se ha ido corrompiendo lentamente.

No es plato de buen gusto ver como aquello que has construido con sudor y lágrimas de sangre un día perezca así sin más.

Una carta de tarot que define muy bien a quién se enfrenta al dilema de pedir o no un amarre de amor o practicar amarres de amor caseros es el Ocho de espadas.

En esa carta aparece una persona atada y que tiene una venda en los ojos. Una metáfora de alguien que se siente impotente frente a una situación que no puede controlar y que, en este caso, es la ruptura de la pareja. 

 

Desesperación



Además de la impotencia y el miedo que produce el ver cómo la pareja que hemos construido se hunde como el Titanic, tenemos la desesperación. La misma que tendría una persona que se ahoga y que no encuentra nada a lo que aferrarse.

Porque, para bien o para mal, el amor es así. Es un sentimiento que puede llevarnos a lo más alto, pero también a lo más bajo. A la depresión y el sentimiento de pérdida más duro al que nos podamos enfrentar. Un escenario en donde los amarres efectivos parecen la solución definitiva.


Intolerancia al fracaso



Este es una verdad incómoda para muchas personas que piden amarres de amor o que buscan hacer amarres de amor caseros. En el fondo, la impotencia y desesperación se mezcla con la no aceptación del fracaso de la relación. 

Lo más probable es que nos hayamos enfrentado a indicios que hacían predecir el desenlace fatalista de la ruptura. Se olía, por decirlo así, el final de la pareja. Sin embargo, ninguna de las partes involucradas tomó cartas en el asunto para corregir el resultado negativo.

Muchas veces, esto ocurre porque prevalece el orgullo personal de los miembros de la pareja, por sobre la unidad que ambas personas conforman.

No hay una conversación madura en donde se asuma el fracaso o la crisis de la relación. Se desatienden las micro señales que advertían que tarde o temprano la relación acabaría mal.

Queremos creer que nuestra relación es saludable y normal por orgullo y también porque no queremos aceptar que estamos fracasando.

Entonces todo explota en nuestra cara y la única opción que aparece en medio de nuestra desesperación e impotencia son los amarres de amor.



Falta de responsabilidad personal



Que una relación de pareja se rompa es responsabilidad de las personas involucradas en ella. Por lo mismo, si hay intolerancia al fracaso, también habrá una falta de reconocimiento por los fallos personales. Seremos incapaces de decirnos a nosotros mismos “La he cagado” o “me he pasado tres pueblos en este asunto”.

La falta de autocrítica y de asumir la responsabilidad personal se unen de forma maquiavélica y forman, entonces, el escenario perfecto para pedir a brujos o hechiceros los famosos amarres de amor.

En algunos casos, incluso, nos puede llevar a buscar en Google las instrucciones para realizar amarres de amor caseros o amarres de amor efectivos.



Actitud infantil y superstición



Finalmente, en la mayoría de personas que piden amarres de amor efectivos o hechizos de amor tenemos una conducta infantil que lleva a creer, inocentemente, que un par de hechizos y velas encendidas podrán resolver el problema de pareja que tenemos.

Una actitud que no resulta del todo razonable, cuando entendemos que la ruptura de relación o el alejamiento de la pareja se ha producido por una serie de factores y variables perfectamente identificables.

Un montón de detalles que producto de los otros apartados que hemos mencionado, no nos han permitido predecir el fallo crítico de la pareja.

Cabe señalar que las rupturas de pareja no suelen suceder de forma espontánea, sino que son el resultado de meses e incluso años de señales que nos avisaban que algo iba mal.




El síndrome de Peter Pan y el salto a la magia




De la misma forma en que una persona podría sufrir el síndrome de Peter Pan, así mismo un hombre o una mujer podrían resistirse a asumir el fracaso de esa relación que tanto le costó construir.

La fase más peligrosa, psicológicamente hablando, y que sería la antesala a la petición de un amarre de amor efectivo, un hechizo de amor, un endulzamiento o amarramiento.

Luego de esto viene la fase supersticiosa, en donde la persona incapaz de comprender su propia responsabilidad en la desdicha que la afecta, piensa que las artes mágicas pueden ayudarle. Es aquí en donde la magia negra y blanca entran en acción.

En este caso, el desdichado amante tendrá dos opciones. Considerar los anuncios que aparecen en Google tras escribir Amarres de amor efectivos, para luego pensar que los amarres de amor funcionan porque aparecen anunciados.

Un sesgo cognitivo en el que caerá porque ya está completamente sumergido en la mierda emocional que carcome sus entrañas.

La segunda opción, buscar su propia forma de hacer amarres de amor caseros. Sin mucha experiencia, pero sí con mucha tristeza.



¿Los amarres de amor son efectivos?



Antes de responder a esa pregunta es importante analizar el propio concepto. Amarres de amor. ¿A alguien le parece adecuada la palabra AMARRE en un entorno psicológicamente sano en donde dos personas se aman libremente?

La respuesta habitual es NO.

Por lo mismo, razonando sobre este tema es bastante difícil pensar que un hechizo de amor que promete amarrar a alguien sea algo libre y democrático. ¡Incluso si funcionarán!

Y aunque es completamente comprensible que alguien quiera pedir amarres de amor efectivos, hechizos de amor o probar los amarres de amor caseros, no cabe duda que creer en ellos es el equivalente a querer encerrar en una habitación a una persona. Tal como lo hacen los psicópatas en las películas de terror y suspense.




¿Pero funcionan?



Esta pregunta se puede responder de dos formas. Desde la racional y desde la emocional. La manera racional diría al instante que no, porque no hay ciencia alguna detrás de los amarres de amor.

Si las parejas se reconcilian lo hacen porque aún existe amor entre ellos. No porque alguien a kilómetros o en la calle de al lado haya encendido unas velas y haya realizado complejos rituales para atraer al ser amado y traerlo de regreso, de rodillas y suplicante.

Que luego, los malabares del brujo o hechicera de turno hayan coincidido con lo que iba a pasar de todas maneras por el amor que aún existía entre las dos personas, ya es una cuestión de suerte. Para el brujo, claro.

Por otro lado, si todos los amarres de amor efectivos funcionan, no tendrían sentido las interminables denuncias en internet que indican que el trabajo de fulanita o fulanito no ha surtido efecto en el amante descarriado.



La forma emocional



Desde el lado emocional, uno debe comprender que el nivel de desesperación de una persona que pide amarres de amor efectivos es tan profunda que puede pasar por alto señales de todo tipo. No asumirá su responsabilidad, no intentará comportarse de forma madura ni mucho menos asumirá el fracaso.

Esto nos lleva a la fase más triste del proceso de los amarres de amor o hechizos de amor. El momento en que la persona pierde completamente el norte de toda su vida. En donde se detiene su motor vital.

En ese punto, no le importa verificar la veracidad de los amarres de amor efectivos o los cientos de promesas de traer al ser amado. Simplemente quiere una esperanza. Algo que le permita, como una pastilla de Orfidal, afrontar uno de los peores momentos de su vida.

La persona herida y desesperada no quiere saber si funcionan los amarres de amor. Simplemente, busca un poco de agua en un desierto interminable. Un estado emocional en donde encontrar amarres para que piense en mí y me escriba parece ser la única solución para tanto dolor.


Si eres una persona que busca Amarres de amor en internet quizá te interese revisar los siguientes artículos de mi blog:


👉Cuando los rituales no funcionan, acepta el fracaso
👉Amarres y Endulzamientos Una perspectiva razonable
👉Rituales para bajar de peso ¿funcionan?
👉Se me acabó la paciencia con los amarres de amor 

 

  Photo by Kate Kozyrka on Unsplash

 

Si tienes dudas sobre alguna situación y piensas que el Tarot podría ayudarte, contacta conmigo para una lectura de cartas. Para elegir el sistema de consulta que mejor se adapte a ti haz clic aquí.


Si quieres seguir mis peripecias en Instagram, sigue la cuenta @aquariantarot_
También puedes seguir mi Página de Facebook.

 

0 Comentarios

¿CÓMO PEDIR UNA CONSULTA DE TAROT?

Desde esta página puedes pedirme una lectura de tarot telefónica, presencial o escrita por correo o WhatsApp. Para saber cómo pincha en el siguiete enlace: