TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

21 de enero de 2018

Cuando el tarot se transforma en una religión



TAROT Y MISTICISMO


En mi trayectoria con el tarot me he topado varias veces con personas que giran en torno al pensamiento mágico y mezclan ese conocimiento con el uso del tarot. Herencia histórica, supongo, de los primeros ocultistas que relacionaron las láminas de cartón con ideas místicas y un sentido hermético que muchos hoy en día comparten. 


Sea como sea que se haya forjado la línea de desarrollo del tarot, es evidente que hay ramas que no se parecen entre sí. Como la mía que se encuentra completamente alejada de ideas ocultistas y cualquier argumento que no tenga un respaldo que considere científico o, en el mejor de los casos, racional.

LAS VARIOPINTAS EXPLICACIONES MÍSTICAS


Luego y aunque respeto todas las visiones de mis colegas, no puedo dejar de disentir respecto a algunas explicaciones. Especialmente cuando me encuentro con teorías tan variopintas como que la lectura de cartas "abre portales", que hay espíritus o guías involucrados en la interpretación o que la Virgen María habla a través de las cartas. 


Entiendo que eso forma parte de la herencia de los ocultistas y comprendo que hay allí también cierto nivel de erudición, sin que eso signifique que lo que se explica sea más real o comprobable. 

En ese sentido, considero que la práctica del tarot bajo fundamentos no certificados se parece más a la práctica de una religión en donde es suficiente creer en ciertos dogmas a pie juntillas para luego enaltecer la idea fundamental que se quiere enarbolar. No es necesario probar nada ni rectificar versiones o certificar algo. Basta con creer y asumir como propio aquello sin cuestionamientos ni pizca de escepticismo. 

EL TAROT Y EL ASPECTO RELIGIOSO DE LAS COSAS


El aspecto religioso de las cosas siempre me ha parecido respetable porque lo considero legítimo y amparado bajo la libertad de culto. Pero que lo respete no implica que lo comparta, de la misma forma en que no comparto las propuestas sobrenaturales o sin sostén racional que giran en torno a las cartas. 


De ahí mi idea de hacer el paralelismo entre religión-dogma y la práctica del tarot amparada en creencias sin demostración empírica.

Ahora bien, decir esta verdad que parece evidente no debería producir picazón a nadie. Pero más de alguna vez me han saltado encima tarotistas con ideas ocultistas que han querido desmarcarse de estos paralelismos obvios lo que me inspira ciertas preguntas recurrentes:

¿Si crees en cosas que no necesitan confirmación empírica no se supone que tu desarrollo con el tarot se enfoca más hacia el mundo de los dogmas? ¿porque rechazar algo que no rebaja tu actividad sino que la sitúa en el ámbito religioso que es también una vía respetable?


Más de alguno sentirá que la comparativa es ofensiva y si es así deduzco que es porque no observan con buenos ojos el concepto de religión. No quieren parecerse a los devotos aunque sus bases promuevan paradójicamente el mismo mecanismo fundamental.

Otros artículos que podrían interesarte

El aporte del escepticismo al estudio del tarot AQUÍ.
El escepticismo positivo e inteligente AQUÍ.
Ciencia, creencia y libertad de culto AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.






Si tienes dudas sobre alguna situación que no sabes bien cómo evolucionará y sientes que el tarot puede ayudarte con eso, contacta conmigo para una lectura de cartas. Para elegir el sistema de consulta que mejor se adapte a ti haz clic aquí.

Si quieres seguir mis peripecias en Instagram, sigue la cuenta @aquariantarot_

También puedes seguir mi Página de Facebook.


No hay comentarios:

Publicar un comentario