¿Se puede cambiar el destino de las cartas?

Cambiar destino tarot


Muchas personas se preguntan si se puede cambiar el destino de las cartas. Especialmente, después de recibir predicciones que por motivos desconocidos han cambiado.

¿Ha ocurrido algo que ha hecho que aquello que se predijo no se cumpla? ¿Tiene alguna responsabilidad el consultante? ¿Contar a otras personas una predicción puede gafar los resultados? ¿Se equivoca el tarot?

En este artículo responderé a estas preguntas y explicaré si las actitudes del consultante puede cambiar una predicción de tarot.




¿Se puede cambiar el destino en el tarot?




Para explicar si se puede cambiar el destino hay que empezar por comprender qué significa este concepto. Y para entenderlo, hay que hablar de la eterna lucha entre el determinismo y el indeterminismo.

Hace un tiempo escribí el artículo ¿Qué es el futuro en el tarot? en donde explico cuál es la diferencia entre determinismo e indeterminismo. Siendo el primer concepto el que más se usa en el ámbito esotérico.

El problema de la visión determinista es que compite directamente con la del indeterminismo, en donde las cosas parecen ocurrir de forma aleatoria, sin una explicación o paso anterior identificable.

Entonces, y dado que ninguna de estas explicaciones resulta completamente satisfactoria, nos queda conformarnos con una combinación de ambas. En donde hay cosas que parecen determinadas por una cadena de causas y efectos y también hay cosas que suceden por motivos no lineales como, por ejemplo, el libre albedrío.

Esto lo podemos verificar de manera sencilla cuando, por ejemplo, tenemos planificado un viaje.  Hemos comprado los billetes y tenemos todo preparado para irnos. Sin embargo, un día antes se nos atraviesa algo en la mente y decidimos cancelar el viaje.

El viaje estaba, por decirlo así, determinado. Era el resultado más factible considerando que todo lo necesario para llevarlo a cabo ya se había hecho. Sin embargo, fue el libre albedrío de la persona (una causa no lineal e impredecible) lo que cambió el desenlace, descartando el suceso y abriendo otra cadena de sucesos.

Según el indeterminismo, esto es normal. Las personas tienen una mente que toma decisiones y que produce aquello que llamamos libre albedrío. Por lo tanto, cosas que parecen destinadas a suceder pueden cambiar de un momento a otro si las personas involucradas tienen elecciones distintas.




Determinismo VS. Indeterminismo




Es importante recordar que el indeterminismo contempla la idea de azar como un conjunto de acciones no lineales que producen una situación. Es decir, no niega la idea de causa y efecto. Lo único que hace es señalar que existen cosas cuyas causas desconocemos y que, por tanto, no entran en la categoría del determinismo en donde todo parece planificado de antemano como una línea recta de causas y efectos.

Visto así, podemos especular que el azar, eventualmente, podría formar parte del escenario determinista. Sin embargo, es su naturaleza intrínsecamente impredecible la que le ubica fuera de esta línea de pensamiento y le acerca más al indeterminismo.

Otro gallo cantaría si, por ejemplo, fuéramos capaces de estudiar el azar para encontrar en él aquellas causas que no entendemos y que nos ayudarían a comprender por qué pasan algunas cosas que el determinismo no puede explicar.



La importancia del libre albedrío en el tarot



El libre albedrío es el enemigo del destino inexorable que durante siglos nos han intentado colar algunas mentes esotérico-místicas. Esto, porque no pinta nada en una cosmovisión en donde los dioses o fuerzas sobrenaturales dominan.

Por lo mismo, si sacamos de la ecuación a los dioses y las fuerzas sobrenaturales, lo que nos queda es el razonamiento puro en donde llegamos a la lucha interminable entre el determinismo y el indeterminismo.

En este escenario, en donde ni siquiera los filósofos se han puesto de acuerdo para definir si la vida es destino inexorable o puro azar, podemos resignarnos a pensar que la vida es una combinación de ambas cosas. Es decir, una mezcla de situaciones que dependen de nuestras elecciones y otras que dependen de factores ajenos.

En este caso, si se hace una predicción con el tarot, esta debe contemplar un escenario combinado en donde determinismo e indeterminismo actúan de forma complementaria.



¿Las decisiones personales pueden alterar las predicciones del tarot?



Si el tarot predictivo no existe para ofrecer sentencias, sino para describir escenarios en donde es altamente posible que ocurra tal o cual situación, entonces el consultante tiene libre albedrío y puede cambiar los resultados con sus decisiones. Siempre y cuando las causas que producen el resultado dependan de él. Algo que nos lleva a la siguiente pregunta:



¿De qué sirve hacer predicciones si el tarot cambia?



La respuesta a esto es clara. Las predicciones sirven para ofrecer una mirada estratégica de una situación a futuro. Esta mirada no es impositiva sino más bien flexible en donde se da espacio a la persona para realizar actos dirigidos a reforzar o debilitar esos escenarios futuros.

Algo que, en realidad, hacen todos los sistemas predictivos. Tanto en economía, ciencias sociales e incluso en el ámbito de la informática en donde estos son esenciales.

Eso sí, no hay que olvidar que nos movemos en un entorno en donde el determinismo y el indeterminismo conviven. Es decir, hay cosas que dependen de nosotros y otras que no.




¿Contar a otras personas una lectura de tarot puede alterar su resultado?



Existe la creencia de que contar una lectura de tarot a otras personas puede gafar el resultado. Esto, en los casos donde la predicción es positiva para el consultante.

Pues bien, esto no afecta en absoluto la predicción. Porque el vidente tarotista de turno debería prever también esa variable.

Sin embargo, y pese a que hablar de una predicción de tarot con otras personas no influye en los resultados, se sugiere cierta discreción respecto a la información que se ha recibido para no complicar más una situación que, aunque se resolverá, puede demorarse más producto de la indiscreción.



Contar una predicción puede retrasar resultados



Supongamos que tienes un problema con tu pareja y has ido a la consulta de un vidente tarotista para confirmar si la otra persona te ama y si lo vuestro continúa. En la consulta se confirma que tu pareja te ama y el conflicto es transitorio, por lo que se prevé continuidad de pareja.

Luego tú vas y se lo cuentas a tu pareja que te mira con ojos de huevo frito, sorprendida porque has necesitado una consulta de tarot para confirmar algo que según ella deberías saber. Entonces se lía parda y lo que parecía una reconciliación sencilla, se estira más de lo esperado.

Luego de un tiempo a tu pareja se le pasa el cabreo y todo vuelve a la normalidad. Sois pareja nuevamente. La predicción del vidente se cumple y todos contentos.

Si embargo, hay que pensar en lo siguiente:


¿Podría haber sido una reconciliación mucho más rápida si no le hubieras dicho a tu pareja que te habías leído las cartas?

 

Problamente sí.


Visto así, la predicción se cumple. Sin embargo, hay que tener cuidado para que lo que contamos no complique innecesariamente la situación. Por sobre todo, para que no retrase la materialización de los resultados previstos.

Porque ¿Si sabes que volverás con tu pareja, para qué hacerlo más complicado si puedes elegir una vía más tranquila?

Esta discreción a la hora de contar una consulta de tarot se pueden aplicar a cualquier ámbito, incluso para temas familiares o laborales. En todos estos casos debes usar tu criterio para verificar si contar la información de tu consulta puede alterar la trayectoria que te lleva al resultado previsto.

Por ejemplo, si conoces bien a tu pareja y estás segura de que no se va a cabrear porque te has leído las cartas para confirmar si te quiere, entonces cuéntaselo. Si no tienes esa certeza, entonces lo mejor callar para evitar conflictos innecesarios mientras los resultados finales llegan. Lo mismo con familiares, jefes o personas directamente relacionadas con el asunto por el cual has preguntado en tu consulta de videncia y tarot.

Otra cosa es que le cuentes tu predicción a un amigo que no tiene nada que ver con el asunto por el cual has preguntado. En este caso, además, de tener confirmada la predicción, puedes estar más tranquila al saber que es extremadamente difícil que las cosas se compliquen innecesariamente. Esto, porque no hay ningún tipo de conexión entre tu amigo y el asunto por el cual has preguntado.



¿Se equivoca el tarot?



El tarot como herramienta no se equivoca. Únicamente describe escenarios en donde hay muchas variables que definen aquello que llamamos futuro y que se transforma en relato en la mente del vidente tarotista.

Por lo mismo, quienes leemos las cartas no adivinamos. Hacemos predicciones. Percibimos los patrones y variables para calcular el escenario más factible. Un escenario cambiante en donde el verdadero desafío consiste en cristalizar la tendencia de futuro que más fuerza tiene.

Entonces, si hay errores o datos imprecisos, esto ocurre porque el operador del tarot no ha estado fino para cristalizar la tendencia de futuro.



¿El tarot siempre se cumple?



Si hemos confirmado que las decisiones personales pueden afectar los resultados, debemos asumir que el tarot no siempre se cumple. Algo lógico, considerando que las predicciones del tarot no están hechas para que se cumplan siempre y de forma inexorable como decretos divinos. En muchos casos, se hacen para que las personas puedan torcer los resultados previstos. Especialmente, cuando estos son negativos.

Metafóricamente hablando, podríamos decir que las predicciones actúan como señales de tráfico que advierten de un problema en la carretera.

Si vas conduciendo y ves una señal que dice que a 500 metros hay un barranco, esta no está puesta para que sigas adelante y te mates. Está puesta para que pares. Para que cambies tu conducta y evites algo malo.

Por otro lado, si las predicciones son positivas, la idea es que refuerces los resultados. Teniendo la sabiduría y discreción necesaria para no enturbiar o demorar el cumplimiento de lo que se ha previsto durante la consulta de videncia y tarot.

Aquí alguien perspicaz podría preguntar ¿Pero si el vidente tarotista predice adecuadamente, no debería también predecir lo que elegirá el consultante al utilizar su libre albedrío? ¿No se supone que si el resultado es negativo, también debería saber con antelación que el consultante elegirá hacer todo lo necesario para evitar aquello negativo?



Mi respuesta aquí es la siguiente:


Incluso si pudiera hacerlo, no es trabajo del vidente tarotista señalar la elección del consultante. Es el propio consultante el que tiene la obligación de decidir qué actitud tomar frente a un resultado previsto. Es él quién debe usar su libre albedrío para construir su futuro.

Ahora bien, si le digo al consultante incluso lo que decidirá, él siempre tendrá el libre albedrío para hacer algo distinto a lo previsto. Recordando así la eterna lucha entre el determinismo y el indeterminismo.



Otros artículos que te pueden interesar
 

👉Videncia, tarot y la importancia de la voz

👉¿El tarot es una cuestión de azar?

👉¿Por qué aparece una carta de tarot específica?

👉¿Qué es el futuro en el tarot?

👉¿El tarot puede dar fechas exactas?

 

Para revisar todos los artículos del blog pincha AQUÍ.
Para suscribirte al blog pincha AQUÍ.

 

Imagen de portada:

KoolShoters (Pexels)



Si tienes dudas sobre alguna situación y piensas que el Tarot podría ayudarte, contacta conmigo para una lectura de cartas. Para elegir el sistema de consulta que mejor se adapte a ti haz clic aquí.


Si quieres seguir mis peripecias en Instagram, sigue la cuenta @aquariantarot_

También puedes seguir mi Página de Facebook.


O escuchar mi  último Podcast! 👇




0 Comentarios

¿CÓMO PEDIR UNA CONSULTA DE TAROT?

Desde esta página puedes pedirme una lectura de tarot telefónica, presencial o escrita por correo o WhatsApp. Para saber cómo pincha en el siguiete enlace: