TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

18 de diciembre de 2018

La Emperatriz y la solidaridad femenina



La aparición del cadáver de una chica desaparecida hace ya varios días en un pueblo de Huelva (España) a sido suficiente para que las redes sociales estallen. De repente las mujeres, completamente sincronizadas, empiezan a compartir imágenes de protesta contra lo que aparenta ser un nuevo crimen que deja en evidencia la falta de protección para ellas. Especialmente en situaciones cotidianas, como salir a caminar o hacer deporte, independiente de la hora a la que se haga.

LA NUEVA ESCLAVITUD DE LA MUJER


De un tiempo a esta parte la mujer se ha visto obligada a recluirse a determinadas horas, porque parece que andar por las calles es causa de peligro. Algo injusto y que no se compara para nada con la experiencia de un hombre que no parece tener las mismas preocupaciones. En este caso, la evidencia es bastante clara para entender la desazón de las mujeres que unidas reclaman una solución a este nuevo tipo de esclavitud.

Si la mujer sufre daño, es violada o asesinada ¿Es culpa de ella porque andaba fuera de casa a horas indebidas? ¿Se lo buscó porque llevaba una falda muy corta o un leggins muy ajustado?

Responder con un sí a las dos preguntas anteriores sería una estupidez. El problema en este caso no es de la mujer sino de aquellos que acechan y están esperando la oportunidad para hacer daño. Esos monstruos que atrapados en sus propias paranoias salen a cazar con frialdad.

Hay que enfatizar aquí que el enemigo no es el hombre sino la locura, crueldad o sinsentido que gobierna algunas mentes que ausentes de un sentido moral y ético, llevan a cabo tales actos atroces.

LA SOLIDARIDAD Y PODER DE LA EMPERATRIZ


En lo personal, tengo un historial de amor y odio con el movimiento feminista. Especialmente con su faceta más extrema, porque considero que su visión es igual de violenta que aquello que critica. Sin embargo, el caso del cadáver de la chica de Huelva me ha hecho observar otro tipo de solidaridad mucho más profunda. No el de las feministas recalcitrantes, sino el de aquellas mujeres sensibles que sienten el dolor de una sola persona como el de ellas mismas. Todas parecen haber sido mutiladas de forma simultánea. Todas parecen gritar de dolor al mismo tiempo.

Ese aullido sordo, ese poder susurrante que se siente a través de las redes sociales es la fuerza de La Emperatriz. Un arcano que emerge en medio de la baraja de tarot como la figura femenina por excelencia. Una imagen que reúne la dignidad, nobleza y valor de alguien que en circunstancias desiguales defiende su posición y exige que se le respete.

Una carta que habla de una mujer sensible pero también luchadora, que usa su escudo y fluye como el agua por entre las grietas secas de una sociedad que la olvida. 

NOTA:

La imagen de portada corresponde a la carta La Emperatriz, de la baraja The New Palladini Tarot.


No hay comentarios:

Publicar un comentario