TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

10 de junio de 2019

Como ser un Tarotista Ninja


 

Uno de los desafíos más grandes a los que se enfrenta un tarotista es al de ver mas allá de lo que el consultante expresa a nivel emocional. Si lees las cartas y te dejas influenciar por el estado anímico del consultante eso podría distorsionar por completo tu interpretación posterior.

Por lo mismo y aunque suene paradójico, es importante no empatizar del todo con el consultante, ya que eso nos podría llevar a ser condescendientes con él y suavizar o pintarle las cosas que vemos de una manera poco realista. Algo que tiene mucho que ver con la típica frase "endulzar los oídos".

MÁS ALLÁ DEL PESIMISMO Y ENTUSIASMO DEL CONSULTANTE


A una consulta de tarot suelen llegar muchas personas. De todos los colores y con una diversidad de estados emocionales que para alguien no preparado podría ser abrumador. Sin embargo, una persona que lleva años en esto entenderá que leer las cartas también implica tener cierto arte para tratar con las personas.

Si alguien llega demasiado pesimista con respecto a su relación de pareja nosotros podríamos contagiarnos de ese pesimismo y manchar nuestra interpretación con esa sensación. De la misma forma, si el consultante llega demasiado eufórico podríamos pecar de excesiva alegría y entusiasmo al hacer la consulta. En este caso, los extremos emocionales no suelen ser buenos compañeros de una lectura e interpetación de tarot.

La clave de un buen tarotista consiste en mantener una posición neutral y objetiva, amable pero no condescendiente con el consultante

En mi consulta más de una vez me ha tocado recibir a personas que antes de sentarse me dicen "Por favor, no me digas nada malo". Entonces, medio broma y medio en serio ejercen algún tipo de condicionamiento que hay que esquivar como un buen ninja del tarot.

EL TAROTISTA ES UN NINJA


Un tarotista tiene que ser un ninja en todo el sentido de la palabra. Discreto pero al mismo tiempo lo suficientemente frío como para clavar la metafórica espada de la verdad. Ahora bien, ser frío no implica desinterés por el consultante sino que refiere a la capacidad de mantener cierta distancia sana de él.

Entre las muchas cosas que debe esquivar un tarotista ninja están:

❌La pena o compasión por el consultante

Si una mujer u hombre llega destrozado a la consulta por haber roto con su pareja, podríamos tener el inmenso deseo de decirle algo que le alivie, como que todo saldrá bien cuando en realidad nada saldrá bien y lo que queda es llorar hasta quedar seco. Esto aplica a cualquier ámbito y no solo a asuntos del amor.

❌El amiguismo

Ponernos de parte del consultante.  Si llega uno que nos cuenta que su jefe es una mierda y que él es el mejor trabajador de la empresa, uno debe ser bastante cauteloso y tener presente que la versión del consultante es personal y no por ello es la verdad absoluta de la situación. Para el jefe el consultante puede ser un  trabajador mediocre y por motivos más que justificados. En este caso, si el consultante nos pide un análisis de si situación laboral, no debemos decirle lo que él cree que debería suceder de acuerdo a su visión, sino lo que nosotros percibimos de acuerdo al contexto global de la situación. Esto también aplica  a otros ámbitos, como el amoroso.

❌Miedo a perder al consultante

Muchas veces los tarotistas sienten pánico de meter las patas en una lectura de tarot porque creen que eso hará que el consultante le menosprecie y no vuelva más a su consulta. Eso produce un bloqueo en el tarotista que en vez de hablar de manera fluida se lía y termina haciendo una interpretación mediocre o directamente mala. Literalmente, autocumple la profecía indicada por su miedo.

✅No puede haber tal miedo

Si nos toca decirle algo al consultante ya sea bueno o malo, no nos podemos cortar ni mucho menos podemos caer en las actitudes antes mencionadas.

Tenemos que alzar la espada de la verdad y la objetividad y hacer los movimientos necesarios. Tenemos que sentirnos tranquilos de que al menos hemos sido honestos con nosotros mismos, aunque eso signifique decir algo que el otro no recibirá contento.

Nos nos hemos guardado nada y hemos mantenido la distancia para darle al consultante lo que nos pide. Una respuesta clara y sin atisbo de ambiguedad. Una respuesta ninja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario