TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

28 de junio de 2020

¿Se puede vivir del Tarot?



Muchas personas se preguntan si se puede vivir del tarot como un trabajo y aunque la mayoría de experiencias que se encuentran por internet lo pintan complicado, lo cierto es que muchas personas vivimos de esto. No es un camino fácil y exige invertir mucho tiempo. Pero no es muy distinto a montar tu propia empresa y ofrecer un servicio como cualquier otro.

De hecho, en España hay epígrafe específico (881, IAE) para la labor de tarotista y no hay problema en ejercer este tipo de profesión, declarando IVA y pagando IRPF, además de hacer la Declaración anual de la renta.

Conviene aclarar, además, que ejercer este tipo de actividad y declarar impuestos no es señal de que lo hagas bien.  La calidad del trabajo se debe evaluar de forma separada, independiente de que cumplas con los requisitos legales para ejercer este tipo de actividad. 

TRABAJAR COMO TAROTISTA NO TE QUITA LIBERTAD NI TE HACE PERDER PRINCIPIOS


Hace poco leí en un blog de tarot a una persona que decía que no vivía del tarot y que por eso podía elegir y tener principios, deslizando la idea de que si trabajas con el tarot pierdes principios. Algo que, por supuesto, me parece un análisis sesgado a la hora de describir a aquellos que sí nos hemos atrevido a hacer del tarot una profesión, de forma legal.

Lo paradójico, en este caso, es que esta persona cobra por lo que hace (tiene precios en su página). Por lo que no se entiende muy bien que hable de principios y al mismo tiempo deje caer la idea de que quienes trabajamos con el tarot puede que los perdamos, cuando ella parece mantenerse en un territorio opaco.

En el caso de los que trabajamos de forma legal con el tarot, la cosa es justamente a la inversa. Somos lo que más principios y valores debemos demostrar, porque no estamos ocultos en las sombras. Damos la cara ante la ley, ante hacienda y ante las instituciones que defienden a los consumidores. Y, por lo mismo, no nos podemos permitir comportamientos poco éticos o contradictorios.

Por otro lado, trabajar con el tarot también nos permite elegir la forma en que vamos a ejercer nuestra actividad. No hay menos libertad para los que hacemos esto de manera legal.

Excepto que para ti el pagar impuestos sea una especie de prisión que te limita y no te deja elegir. Algo que, desde mi perspectiva, sería una mentalidad mediocre y la causa de que muchas personas que leen el tarot de manera extraoficial no se atrevan a legalizar su condición frente a hacienda y la seguridad social.

BENEFICIOS Y OBLIGACIONES AL TRABAJAR DE FORMA LEGAL CON EL TAROT


Puede que parezca una contradicción, pero el mayor beneficio de trabajar legalmente con el tarot es poder pagar la cuota mensual de autónomos. Una cuota que en España llega casi a los 300€ y que a muchos les echa para atrás y es el principal motivo para no legalizar su condición.

Sin embargo, hay que entender que son 300€ que van directo a tu pensión y a todas las prestaciones de las cuales podrás echar mano si te enfermas o te pasa algo dentro del territorio en el que vives. Es decir, no tienes que ver la cuota de autónomo como un dinero a pérdida sino como una inversión a largo plazo.

Son 300€ que tú mismo inviertes para cubrirte las espaldas en el futuro ¿o acaso piensas que el dinero de tu pensión caerá del cielo?

Por lo demás, la cuota de 300€ aplica al tramo de cotización más bajo (944 euros). Hay otros tramos en donde se paga más. Por lo mismo, puedes optar al tramo más bajo o, si ves que te va bien, subir de tramo y pagar una cuota mayor.

También tienes ayudas para empezar, como el optar a la tarifa plana que actualmente es de 60€ y que la puedes pagar durante los primeros 12 meses de tu actividad.

Obviamente, todo esto implica que te comprometas con la labor que vas a realizar, porque necesitarás cubrir todos los meses la cuota de autónomo. Nada muy distinto de la labor de alguien que está contratado por una empresa y que está obligado a comprometerse con el empleador para luego recibir su dinero.

El escenario es el mismo, con la diferencia de que, en el caso de autónomo, el jefe y el empleado eres tú.

Luego de cubrir la cuota de autónomo, debes pagar el Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), que dicho en palabras de a pie es un porcentaje que pagas respecto a la diferencia entre tus ganancias y tus gastos. Así, por ejemplo, si en un mes, sumando beneficios y restando gastos, te quedas con 1.000 euros para tu bolsillo, tienes que descontar un porcentaje de esa cantidad y pagarlo al estado.

Lo positivo es que el IRPF se paga de manera proporcional a tus beneficios. Es decir pagas una cantidad en función de tus ganancias brutas. Si no ganas, no pagas este impuesto. Y si ganas, tendrás que pagar un proporcional. Algo distinto a lo que sucede con la cuota de autónomo, que sin importar cuánto ganes en un mes, la debes pagar de forma obligatoria. El IRPF se paga trimestralmente.

Finalmente tienes el pago del IVA. Un porcentaje de dinero que cobras en tus servicios pero que jamás te pertenece. Es del estado y tú actúas como recaudador de ese impuesto.

Para que no tengas problemas con el pago de este impuesto, debes planificar muy bien tus tarifas porque en ellas tendrás que poner el IVA, un dinero que nunca entrará en tu bolsillo sino que pasará a través de ti e irá directamente al tesoro público. Este impuesto, al igual que el IRPF, se paga trimestralmente.

Entonces, resumiendo...

Cuando trabajas de forma legal con el tarot tienes el principal beneficio que es el derecho a prestaciones médicas y a la pensión en el futuro. Incluso estarás cubierto en caso de que tengas algún accidente ya sea ejerciendo tu labor o haciendo cualquier otra cosa.

Las obligaciones que tendrás serán el pago de IRPF y del IVA, siendo el primero proporcional a lo que ganas. Luego tenemos el IVA, que es el que menos te tiene que preocupar, porque ese dinero no es tuyo ni nunca lo será. Tu solo lo recaudas para el estado. Finalmente y una vez al año tienes que hacer la Declaración de la renta.

¿Contado así no parece tan complicado, verdad?

Pues en realidad no lo es. Sin embargo, exige mucho compromiso y dedicación. Además de tener cabeza para invertir tus ganancias en procesos y productos que te ayuden a mejorar tu servicio. Como micrófonos, cámaras web para videollamadas, pago de despachos e incluso formación en áreas que refuercen tu actividad. 

LOS TAROTISTAS QUE VIVEN DEL TAROT SON COMERCIANTES PERO NO POR ESO PIERDEN LA ÉTICA Y LOS VALORES


Muchas personas tienen el prejuicio de que un tarotista que vive de lo que hace es una especie de comerciante inescrupuloso que intenta a toda costa coger el dinero de los incautos. Lo más paradójico es que este prejuicio lo tengan personas que no tienen los huevos de profesionalizar su labor y viven enmarcados en alguna actividad opaca en donde generan dinero que no declaran a nadie.

Este prejuicio también existe en consultantes que creen que los tarotistas somos una especie de empresa impersonal a la que no le importa realmente ayudar. Algo que, especialmente en mi caso, no cuadra, ya que soy la única persona detrás de este blog y de la actividad laboral que declaro trimestral y anualmente.

Una única persona que se mete de verdad en los problemas de las personas a las que atiende y que no está pendiente del minutaje o de fidelizar clientes para que vuelvan desesperados a consultar la próxima semana.

Por otro lado, es importante recordar que la figura de comerciante, muchas veces utilizada de manera despectiva hacia el tarotista que vive del tarot, es una figura legal y refiere a toda persona que se dedica a vender productos o servicios dentro de un estado con normas tributarias específicas. Es decir, comerciante es todo aquel que aporta directamente al estado con el pago de impuestos y que ayuda a crecer al país, demostrando así su ética y responsabilidad social.

Estos valores y ética se hacen aún más evidentes en todos aquellos tarotistas y, en general a cualquier autónomo, que se levanta todos los días para autogestionar su actividad comercial, con seriedad, profesionalidad y verdadera preocupación por los demás.


IMPORTANTE


La mayoría de datos legales y trámites que he mencionado en este artículo describen, fundamentalmente, el procedimiento para legalizar la labor de tarotista en España. Si estás en otro país tendrás que investigar y verificar con la agencia tributaria de tu país, para revisar cuales son las condiciones para ejercer esta labor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario